Déficit público excesivo y responsabilidad del Gobierno

España ha superado los niveles de déficit público que están recogidos en la normativa europea. Es la misma situación que se ha dado en todos los años de esta legislatura a pesar de la cuantía de los recortes que se han producido. Frente al máximo del 3% del Producto Interior Bruto, España ha llegado al 5,09% del PIB. Concretamente, el conjunto de las Administraciones Públicas registró un déficit de 54.965 millones de euros; que hemos tenido que sufragar con deuda pública; cuyo pago (junto con el de los intereses) esta impidiendo la realización de políticas sociales. 

Superar los niveles de déficit tiene dos consecuencias: por un lado, la apertura de un procedimiento de déficit excesivo y, en segundo lugar, la obligatoriedad de establecer un ” programa de colaboración presupuestaria y económica en el que incluya una descripción pormenorizada de las reformas estructurales que se deberán adoptar y aplicar a fin de garantizar una corrección efectiva y duradera de su déficit excesivo”. Dicho de otro modo, hay que optar entre una política de incremento de ingresos -derivado de una nueva concepción de la política tributaria y de gestión de la recaudación, hasta ahora no explorada- o una política de recorte de gasto -practicada en esta legislatura y que ha tenido un resultado social y económico muy negativo-.

Los problemas no terminan aquí. La Unión Europea va a iniciar los procedimientos para imponer a España una reducción de la deuda pública en un porcentaje del 5% anual. Recordemos que, de acuerdo con el tratado de Estabilidad y Convergencia la deuda pública no puede superar el 60% del PIB y en el caso español este año hemos llegado al 100% del PIB, algo nunca visto en el último siglo.

La cuestión es ¿y ahora qué? ¿Cómo se va a recortar el déficit público y la deuda pública? Se supone que debiera ser un elemento central de la campaña electoral que se inicia en unos pocos días y sin embargo todavía no ha aparecido. El Gobierno empieza a jugar con el lenguaje para confirmar o negar que habrá recortes. Los datos que tenemos ahora no invitan precisamente al optimismo: La Seguridad Social empezó enero con 10.000 millones menos de lo previsto y acabará en diciembre con 15.000 millones menos. Solo en la Administración Central y la Seguridad Social,se ingresará en 2016 unos 20.000 millones menos de lo previsto; debido a que los presupuestos son poco creibles en ingresos y debido a las rebajas de impuestos. Y además, el gasto ha crecido en cerca de 16000 millones durante este primer semestre.

La Comisión Europea no ha querido abrir el procedimiento de déficit por la cercanía de la campaña electoral. En mi opinión, es un acto de inmiscuirse en la misma, en la medida en que el déficit y la deuda pública forman parte de los elementos en los que hay que examinar la labor del Gobierno. De hecho, mal puede conocer el votante las variables económicas que tendrán los partidos si no conoce el hecho de que se abrirá un procedimiento de esta naturaleza; que motivará la adopción de medidas para reconducir la situación.

Además, habría que examinar es la responsabilidad política del Gobierno por haber llegado a estos niveles de déficit y de deuda. Y los resultados muestran un deficiente desempeño gubernamental durante esta legislatura en materia de política fiscal, tanto legislativa como recaudatoria:

Tomando como base el Informe del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda, GESTHA, aparecen los siguientes datos:

a) La presión fiscal en España es baja con respecto a la media de la Unión Europea. La media ponderada de la Unión Europea es el 40% y en España estamos en un 32%. Pese a ello, el Partido Popular ha propuesto una bajada de impuestos en su programa electoral.

b) España gasta el 42% de su PIB en políticas referidas al Estado del bienestar. Los 28 Estados de la Unión Europea, por el contrario, gastan el 48,07% del PIB. La tentación que tiene el Gobierno de hacer recortes, tal como ha señalado el Ministro Guindos, sólo puede suponer un agravamiento del Estado del bienestar, tal como se conoce en Europa.

c) A pesar del aumento del IVA que realizó el Partido Popular en 2012, la gestión de la recaudación de dicho impuesto es muy deficiente en España; fruto de la economía sumergida que en este momento afecta, según algunos estudios, al 24% de la actividad económica. Concretamente, en España se recauda el 10,7% del PIB en el IVA, mientras que en la Unión Europea se recauda de media el 13,6. Esa diferencia de recaudación supone 30.000 millones de euros.

d) La recaudación del Impuesto sobre la renta se ve directamente perjudicado por dos datos: por un lado, la desigual presión fiscal de las rentas de trabajo frente a las rentas de capital. Y, en segundo lugar, el hecho de que los salarios han decrecido durante esta legislatura.

e) La caída de la recaudación del impueto de sociedades es dramática, más del 40%. No es un problema de falta de beneficios empresariales sino fruto de que se ha bajado el tipo a las grandes empresas. La caída en la recaudación del IRPF de este año

e) A todo lo cual hay que añadir los problemas de gestión de los impuestos derivados de una inadecuada administración tributaria en cuanto al número de efectivos. Los dos impuestos más complicados de gestionar tributariamente, el IVA y el Impuesto de Sociedades, son los que han tenido mayores descensos de recaudación.

f) A ello se ha de añadir las consecuencias sobre el Informe del Instituto Nacional de Estadística sobre las condiciones de vida en España. El 22% de españoles vive bajo el umbral de la pobreza, según el INE. El porcentaje de pobres sube a 29,2% si a las bajas rentas se añaden los hogares con carencias materiales.

Como se puede apreciar, no es un problema de gastar menos sino de adoptar una política fiscal diferente, tanto en lo que se refiere a la configuración de los tipos impositivos, como en lo relativo a las bonificaciones fiscales y, sobre todo, en adoptar una política real de lucha contra el fraude fiscal.  Last but not least, no podemos olvidar que la evolución de la presión fiscal en los últimos años ha ido en la dirección de aumentar la imposición indirecta (más injusta en la medida en que todos pagan lo mismo) y rebajar la directa (que repercute en quiénes tienen mayores ingresos).

2 Replies to “Déficit público excesivo y responsabilidad del Gobierno”

  1. Libertario

    Señor Gonzalez:

    Me asombra que diga que España tiene una de las presiones fiscales más bajas cuando el día de la liberación fiscal en este país para gran parte de los españoles es el 30 de junio. ¿Qué pretende, que ahora sea el 30 de julio, el 30 de agosto, que los españoles estén más de medio año trabajando para el estado? Yo a eso lo llamo esclavitud.

    El estado de bienestar (o como yo lo llamo, el bienestar del estado) tiene los días contados. No hay más que mirar la pirámide poblacional de España de aquí a 15 años. El estado es un yonqui del gasto, y cuanto más recaude más gastará. Recaudar más (que no tiene porque ser lo mismo que subir los impuestos) sólo alargará el problema.

    Un saludo.

  2. Libertario

    Señor Gonzalez:

    Me asombra que diga que España tiene una de las presiones fiscales más bajas cuando el día de la liberación fiscal en este país para gran parte de los españoles es el 30 de junio. ¿Qué pretende, que ahora sea el 30 de julio, el 30 de agosto, que los españoles estén más de medio año trabajando para el estado? Yo a eso lo llamo esclavitud.

    El estado de bienestar (o como yo lo llamo, el bienestar del estado) tiene los días contados. No hay más que mirar la pirámide poblacional de España de aquí a 15 años. El estado es un yonqui del gasto, y cuanto más recaude más gastará. Recaudar más (que no tiene porque ser lo mismo que subir los impuestos) sólo alargará el problema.

    Un saludo.

Comments are closed.