¿Elecciones el 25 de diciembre?

O Rajoy es investido Presidente o tenemos elecciones el 25 de diciembre. Es lo que leemos en la prensa, en declaraciones y exabruptos de políticos y sobre lo que se empiezan a ver algunos  memes. Una idea aparentemente disparatada, que solo en la cabeza de un mal gobernante puede surgir.

Pero, ¿es cierto? Si Rajoy no es elegido Presidente ¿habrá elecciones necesariamente el 25 de diciembre?

No se sabe. Puede que sí, puede que no.

Lo único que está claro es que a partir de la primera votación hay dos meses para que algún candidato obtenga la confianza de la cámara. Es lo que señala el artículo 99.5 de la Constitución: “Si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso”.

Si ningún candidato obtiene la mayoría, el artículo 42 de la Ley electoral dispone : “En los supuestos de elecciones a Cortes Generales o de Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas en las que el Presidente del Gobierno o los respectivos Presidentes de los Ejecutivos autonómicos hagan uso de su facultad de disolución anticipada expresamente prevista en el ordenamiento jurídico, los decretos de convocatoria se publican, al día siguiente de su expedición, en el «Boletín Oficial del Estado» o, en su caso, en el «Boletín Oficial» de la Comunidad Autónoma correspondiente. Entran en vigor el mismo día de su publicación. Los decretos de convocatoria señalan la fecha de las elecciones que habrán de celebrarse el día quincuagésimo cuarto posterior a la convocatoria”.

En este caso, la convocatoria se haría el 1 de noviembre y 54 días después sería 25 de diciembre. Frente a lo que dice Rajoy, no hay nada que negociar y es automático.

De todo lo anterior, quedan claras tres cosas:

a) El PP ha buscado deliberadamente la fecha del 31 de agosto como vía de presión al PSOE. Desde el 26 de junio y hasta el 30-31 de agosto ha habido un tiempo largo para hacer la sesión de investidura. Tiempo en el que el PP no se ha sentado a negociar con nadie, ni siquiera con Ciudadanos. Una absoluta irresponsabilidad política.

Si ningún candidato obtiene la confianza de la cámara entre el 31 de agosto y el 31 de octubre, la coincidencia de las nuevas elecciones con el día de Navidad recaerá exclusivamente en quien ha colocado la sesión de investidura el 30 de agosto y la primera votación el 31 de agosto: el Partido Popular.

b) Realmente, si el único argumento que tiene el PP para lograr la investidura es la coincidencia de unas hipotéticas elecciones con el día, existe una razón de peso para que no gobiernen. Y, si creen que es un vehículo de presión para terceros, es que consideran la acción política como un juego de ficciones, en el que se creen su propio papel.

Es el último recurso del mal perdedor que no quiere reconocer que no tiene apoyos: intentar char las culpas a terceros de su situación. Nada que no sea esperable de Rajoy, el prototipo de mal líder político, preocupado solo por su situación y no por el interés general del país.

c) Se podría cambiar la legislación electoral por el procedimiento de urgencia siempre que haya consenso al respecto y sin que ello suponga reducir el periodo dedicado a impulsar a la ciudadanía al voto y sin que dificulte el ejercicio del derecho de voto.

En este sentido, la propuesta de reducir la campaña electoral para evitar el voto el 25 de diciembre si Rajoy no logra la investidura tiene una buena finalidad pero su fórmula no resulta satisfactoria porque reduce la calidad de la democracia al haber menos tiempo para la explicación de los programas electorales. La campaña es, además, un momento para incentivar el voto.

La reducción del plazo de la campaña dificultaría, además, las posibilidades de voto de los españoles residentes en el extranjero, un colectivo que de por sí tiene dificultades en que lleguen las papeletas de voto y les permitan su ejercicio con plazo suficiente para que lleguen al colegio electoral.

Hay otras soluciones como la de aislar ciertos periodos del año de los procesos electorales, tal como ocurre en las Universidades públicas, en donde no coinciden ni con exámenes ni con periodos no lectivos. 

En los procesos electorales generales debería hacerse para Semana Santa, el periodo entre el 15 de julio y el 31 de agosto y el que va del 22 de diciembre al 8 de enero.

d) Cabe que no haya terceras elecciones. Un ejercicio de responsabilidad de PSOE, Podemos y sus confluencias y los nacionalistas dan apoyo suficiente para que Sánchez sea Presidente del Gobierno.

Una legislatura corta, de dos/tres años, para resolver problemas de regeneración democrática, de derechos sociales y para empezar a resolver la compleja cuestión catalana sería una excelente noticia para España (y, de paso, para decir No a CETA y TTIP).

Aún con todo, si hay que ir a votar el día 25, se va y no ocurre nada. Eso sí, seremos el hazmarreir de Europa gracias a Rajoy y la “marca España” tendrá como punto destacado este absurdo mayúsculo.

One Reply to “¿Elecciones el 25 de diciembre?”

  1. Juan

    Cómo es posible que un candidato con todos los grandes medios de comunicación editorializando a su favor, necesite de estas argucias para conseguir el poder. Todos los medios dan por bueno el chantaje: o Rajoy es presidente o terceras elecciones el 25 de diciembre. Un senador del PP dejó la cosas muy claras: “El 30 investidura. A ver si @sanchezcastejon tiene narices d enviar a 36.000.000 d españoles a repetir elecciones el día d Navidad”. Claro como el agua clara. Asco infinito. Y como dices, si hay que ir a votar el 25, se vota.

Comments are closed.