Las puertas de la Mezquita de Córdoba

En los últimos tiempos se han podido leer en los medios de comunicación noticias referentes al interés del Cabildo Catedralicio de Córdoba en hacer obras en la Mezquita de Córdoba que abran una segunda puerta para permitir el paso de unos 50 pasos de semana santa en su interior. Una obra que ha llevado la oposición del arquitecto Rafael de la Hoz en la medida en que esto supondría retirar una de las cuatro celosías que en 1972 instaló el arquitecto Rafael de La-Hoz Arderius en sendos arcos de la fachada que se abre al patio de los Naranjos.

Debemos recordar dos datos históricos: por un lado que estas celosías son especialmente importantes en la medida en que que han ofrecido, durante 40 años, una apariencia de la luz tamizada que debía tener el templo antes de las operaciones habidas en él después de la Reconquista. Y por el otro, que los restantes arcos se cegaron en el siglo XIII por orden del obispo Ioannes Oxomensis -a quien le molestaba que las golondrinas entrasen al templo- y terminaron siendo ocupados por capillas cristianas.

images

En mi opinión, un análisis adecuado del problema pasa por los siguientes elementos que afectan esencialmente a la conservación de un bien único como es la Mezquita de Córdoba:

a) De entrada, la cuestión de la intensidad de la utilización que se prevé para las fechas de semana santa. ¿Qué impacto tiene en el patio de los naranjos? ¿qué impacto tiene en el propio interior de la mezquita? ¿Tendrían posibilidad de entrar y girar todos los pasos en su interior? Ya sabemos que hay algunas procesiones que por su tamaño no podrían acceder. En este sentido, de las noticias de prensa nada se puede deducir sobre la petición o no de una evaluación de impacto ambiental, que sería exigible de acuerdo con la legislación en vigor.

b) En segundo lugar, ¿cómo afectan estas obras a las condiciones por las que se reconoció el carácter de Patrimonio de la Humanidad (recordemos que recientemente se elevó a Bien de Valor Universal Excepcional) a la Mezquita? Obviamente, la sustitución de la puerta supone la alteración de un elemento que formaba parte del conjunto que mereció la declaración de la UNESCO en 1984. En este sentido, es relevante que en la actualidad la Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía, Rosa Aguilar,  haya solicitado informe de la actuación a la UNESCO (a lo que obliga el artículo 172 de las Directrices Prácticas para la aplicación de la Convención del Patrimonio Mundial) tras recibir el informe de ICOMOS, la organización no gubernamental asociada a la UNESCO dedicada a la conservación y protección de monumentos, conjuntos y otros sitios de patrimonio cultural. Un informe de ICOMOS que es contrario al proyecto.

De acuerdo con lo que se ha filtrado del referido informe por eldiario.es, “en el proyecto se pretende sustituir una celosía y poner en su lugar una puerta. Esto no es conservar sino sustituir y esta acción es contraria a la de proteger y conservar que preconiza la Convención del Patrimonio Mundial. Por ello consideramos que la actuación prevista no puede ser informada favorablemente”. Más aún, “las celosías son elementos inseparables del edificio (…) Las celosías son, como cualquier otro elemento –arcos, columnas…– parte integrante del bien cultural inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial en 1984”. Por ello, “la celosía de la nave 17 debe ser protegida, debe ser conservada y no puede ser cambiada”. Es más, reitera que, ante todo, “ debe prevalecer la conservación y protección del bien patrimonial a través de la protección y conservación de uno de sus elementos: la celosía que cierra la nave 17” 

c) En tercer lugar, el dato innegable de que de aceptarse la propuesta del Cabildo Catedralicio, nos encontraríamos ante una absoluta privatización de la Mezquita, que impediría el acceso a personas externas a las cofradías en los momentos en que estén las procesiones en su interior. Lo cual no deja de resultar una mala noticia para aquellos que quieran admirar su interior y que no es sino un paso más en la línea de quitar el carácter público a un bien como la Mezquita.

2 Replies to “Las puertas de la Mezquita de Córdoba”

  1. JOSE ALCANTARA CARDENAS

    Buenos días,agradecer en primer lugar al autor por el artículo . Me parece adecuado el hecho de preservar un BIC como es la mezquita de Córdoba y ha de tratarse con sensibilidad y contrastarse con la opinión de los expertos. No creo que sea lo más oportuno reformar un BIC por unos intereses privados, ya que se está hablando de arquitectura y patrimonio de la ciudad de córdoba y mucho menos en pos de unas fiestas populares celebradas por una parte de la ciudadanía ( y además según dice el artículo privatizando su uso para los cofrades) en un periodo mínimo de días al año. A mi , como ciudadano me gusta el patio de los naranjos y creo que es un lugar lleno de personalidad e historia, y me gusta ver los pasos de semana santa por él. Como arquitecto, dudo de la necesidad de retirar las celosías para entrar en la Catedral.De forma general también me planteo si no estamos incurriendo en una necesidad de proteger todo: la arquitectura puede transformarse para adaptarse a las necesidades cambiantes de sus usuarios. Esta es mi humilde opinión por supuesto contrastable con cualquier otra. Saludos y gracias de nuevo !

Comments are closed.