Qué riesgos plantean los PPP

¿Qué Riesgos plantean los PPP?

 

La colaboración público privada (PPP, acrónimo de Public Private Partnership) vuelve a estar de moda. Tras su estructuración a partir del programa PFI por el gobierno conservador británico de Major, después haberse utilizado mucho en Europa por su nulo efecto en contabilidad nacional,  ha retomado fuerza en los últimos tiempos en diversos lugares del mundo. Cogiendo dos ejemplos, Junker lo ha tomado como mecanismo de provisión de las infraestructuras que necesita Europa y para impulsar el desarrollo económico y la creación de empleo. En Puerto Rico se habla de ellas (alianzas público privadas, se denominan) para resolver los problemas de falta de infraestructuras en un contexto adverso. En el momento en que se desarrollan de nuevo, parece pertinente que nos planteemos ¿qué Riesgos plantean los PPP?

En principio, la idea puede no ser vista con malos ojos. Un particular asume el coste de construir la infraestructura, se paga en función del uso y volverá a manos publicas al final de plazo. Esta es la teoría. A partir de aquí comienzan los problemas, y, en particular, la necesidad de analizar muy cuidadosamente tanto el realizar una operación de este tipo como el articulado del contrato. Porque, a la vista de la experiencia aparecen diversos tipos de riesgos:

  1. El riesgo del apoyo público. Usualmente las operaciones de PPP tienen fórmulas de apoyo público. En otro lugar, he relatado cómo este apoyo puede ser superior al dinero aportado por el concesionario con lo que el principio de que la mayor parte del riesgo de construcción y de explotación debe tenerlo el contratista no se da. Da igual la fórmula: si el Estado garantiza, como suele hacer, paga.Da igual si otorgó seguros de cambio y avales, rescató concesionarias en quiebra, confirió privilegios fiscales, entre otras cosas. Siempre paga… mas.
  2. El riesgo del rescate público. Una obra pública mal planificado, con un coste excesivo provoca que la entidad concesionaria entre en quiebra. El rescate de las autopistas de peaje españolas es un buen ejemplo que se ha repetido en el tiempo. Aquí lo paradójico es que el Estado saldrá en su rescate con lo que no sólo perderá el reembolso del apoyo prestado sino que deberá hacerlo con las entidades financiadoras.
  3. El riesgo del espejismo contable. En ocasiones, por impulso de Eurostat, las operaciones de PPP se han realizado con el objetivo de tener infraestructuras que no computen como deuda publica ni como deficit publico… aunque hay que pagarlas. Eurostat fue muy expresivo sobre cómo evitar el coste en déficit y deuda de una infraestructuraa través de un manual que estaba hecho pensando en la contabilidad de diseño para las operaciones de PPP. En la actualidad las cuentas públicas están llenos de este tipo de activos tóxicos, además se han hecho a muchos años vista.
  4. El riesgo del mayor coste. Una operación de PPP, sea de la naturaleza que sea, resulta mas cara que su realización a través de otros procedimientos. Hay dos razones que lo explican: el mayor tipo de interés que tienen que soportar las entidades privadas por comparación al Estado que nunca quiebra y, en segundo lugar, el beneficio industrial. Estamos hablando de un mayor coste que puede rondar el 25%.
  5. El riesgo de la Administración pública inadecuada. Un PPP sin una administración que controle al concesionario es un PPP ineficaz que regala dinero público. Los PPP requieren exhaustivos controles de calidad para determinar cuánto hay que pagar al contratista. El contrato tiene que estar estructurado de ste modo para garantizar el value for money tan tipico de los PPP.
  6. El riesgo de la atipicidad legal. Las PPP son la consecuencia de que, en palabras de la Unión Europea, ““son necesarias nuevas ideas, cláusulas innovadoras, así como la superación del concepto tradicional de “público” con el fin de fomentar esta tendencia a nivel comunitario”. Parafraseando el título de una novela de Julio Cortázar, un modelo para armar, un mecanismo abierto para que, en función de las necesidades públicas y las posibilidades de satisfacerlas por parte de los particulares se organice una relación contractual compleja, de difícil control democrático. Y con ello aparece el riesgo para lo público

Como se puede ver, mas alla de los problemas ideológicos (que también los hay y que se articulan sobre la privatización de lo publico) las PPP no son inocuas. Lo anterior no significa, en modo alguno, que se deban eliminar como forma de prestar servicios y proveer infraestructuras. Pero significa ser muy cuidadoso sobre qué operación se desarrolla bajo estos presupuestos y qué régimen jurídico se le proporciona. Algo que las administraciones públicas no suelen tener muy presente.

Y ello pese a que la propia Unión Europea ha señalado que, más allá de que sean fórmulas atractivas “está claro que el recurso a las APP no se puede presentar como una solución milagro para el sector público, agobiado por las presiones presupuestarias. Nuestra experiencia demuestra que una APP mal preparada puede dar lugar a costes muy elevados para el sector público”.

5 Replies to “¿Qué Riesgos plantean los PPP?”

  1. Alberto Sauri

    Las penas que a mí me matan…

    Análisis, noticias… “La experiencia legislativa de la década 2005-2015 en materia de aguas… Embid y Liber…”, “La inacabable búsqueda de modelos ideales de gestión del agua en América Latina… Dourojeanni, “Alianzas público-privadas en Ecuador, Andrés Martínez”, “Decenas de municipios blindan o rescatan el agua de la privatización”, El País, “La falacia de la remunicipalización del agua”, Juan Mateo Horrach…

    Argumenté recientemente:
    → Se ha estudiado la participación de los principales operadores en América Latina; “su actuación no fue lo efectiva o eficiente que se esperaba”, “hubo falta de estudio de los marcos legales locales para ajustar riesgos”, “falta de previsión en los contratos”, “problemas tarifarios”, “conversión de moneda establecida en el contrato”, “quiebre del equilibrio económico-financiero”, “pago de canon excesivo”, “problemas de transparencia en los procesos de negociación y adjudicación”; por sólo mencionar algunos.
    Hoy se considera que existen condiciones favorables para retomar esté mercado; “la inversión en infraestructura en América Latina y el Caribe en Agua y Saneamiento continúa por debajo de los niveles necesarios para mejorar el acceso y entre otros dar cumplimiento al mandato de naciones unidas”, “mejora en la predisposición para APP desde 2012” (42,5%-2014), “mejoras regulatorias e institucionales, madurez operacional, más países han adquirido experiencia en el modelo de APP, balanceando criterios técnicos y económicos en procesos de selección de proyectos, muchos países están incluyendo APP en planes de desarrollo nacional, evidenciando un creciente respaldo político para estos proyectos”. La necesidad de “conciliar las experiencias anteriores en el nuevo marco de negociación que se puede establecer”, incluyendo, “negociaciones directas con nuevas instituciones regionales”. ←

    La geopolítica o “negación interesada de parte de la política”, puede ser el motivo del poco conocimiento de la experiencia Cubana.

    En los primeros años de la década de los 90, con una economía centralizada y planificada, en busca de… “por todos y para el bien de todos”… una incipiente legislación para la inversión extranjera, el país se abrió a trabajar con Trasnacionales en la cooperación público-privada en agua y saneamiento, el análisis casuístico, profesionalidad, buena voluntad, negociación sensata, mesurada, disposición de adaptación del marco legislativo a la realidad, permitió la primera formulación contractual del servicio.

    1997- se daban condiciones para transitar a nueva etapa, (más compleja), se busco el marco adecuado para continuar desarrollando las formas de cooperación empresarial Estatal (publica)- privada.

    El año 2000, con conocimiento y confianza consolidada entre socios, un aparato administrativo más sólido y conocedor de las posibilidades de negociación, y un Ejecutivo de la Trasnacional, sensible a las necesidades, posibilidades del mercado, sentido amplió de la responsabilidad, excelente preparación profesional (el muy reiterado saber hacer), dado a oír, al dialogo responsable, permite un nuevo salto en territorio, población y complejidad técnica-contractual. Sin abandonar la protección social de tarifas, elevando el bienestar laboral, incluso, regulando compartir labores de policía necesarios para el buen hacer, garantizando, la ganancia del “saber hacer” del socio privado, y, la adaptación legislativa en materias tributaria, mercantil, laboral, etc. hacen posible la ejecución de los contratos.

    2010, Naciones Unidas aporto un elemento de vital protección al ser humano, derecho al agua y saneamiento, pero, como sistema de intervención universal en política, reitera la incapacidad de velar y hacer cumplir su mandato, hace falta un sistema de justicia internacional del medio ambiente, “que juzgue los delitos ambientales, problema nuevo, soluciones nuevas, no las anquilosadas legislaciones civil, administrativa, mercantil, que prevalecen en nuestros sistemas legislativos; con alcance internacional, en el cumplimiento de acuerdos, tratados, convenios; de auxilio judicial, en casos, que los países no honren los mismos, sistema de justicia internacional que conmine su cumplimiento; como se ha constituido un Tribunal Internacional de Derechos Humanos, para juzgar los excesos del hombre sobre el hombre, habrá que constituir un Tribunal Internacional de Protección del Medio Ambiente, que juzgue los excesos del hombre sobre el medio, sobre si mismo; para preservar a los humanos que deben disfrutar derechos…”, se ha creado un espejismo de problemas, que sólo, cabe al hombre, enfrentar, resolver, con responsabilidad y buena voluntad.

    … son tantas, que se atropellan…

    Hoy es momento nuevo, para quienes ejecutan políticas, negociaciones, la perfección de un marco legislativo y de negociación, se puede ir logrando paso a paso, “con ciencia y conciencia”, pero sobre todo, con buena voluntad.

    Y es así como,

    …no me matan…

    Alberto Sauri

    Nota:
    Los entrecomillados pertenecen a:
    – “Ciclo Integral del Agua en América Latina y el Caribe. Estudio jurídico-comercial”. © asauri. La Habana 2015.
    -“Sistema de justicia internacional del medio ambiente”. © asauri. La Habana 2014.

Comments are closed.