sentencias sobre interinos

Sentencias sobre interinos ¿nuevos derechos?

En los últimos meses se han ido publicando una serie de sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que ha afectado a las prácticas administrativas en relación con uno de los tipos de personal público: los interinos. Estas sentencias sobre interinos están abriendo nuevos derechos que están recogiendo los tribunales españoles

Las interinidades no se han prohibido. Lo que se deriva de las sentencias sobre interinos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea son dos aspectos: por un lado la sucesión de interinidades para plazas estructurales y la ausencia de indemnización en el caso de cese son incompatibles para el Derecho europeo. Y por ello, las prácticas administrativas tendrán que cambiar.

Interinos con derecho a indemnización

De entrada, la cuestión de las indemnizaciones cuando se produzca el cese; en el cual la sentencia clave es la del Asunto C-596/14. En la Directiva europea se contempla la igualdad en las condiciones de trabajo entre indefinidos y temporales, lo que se deberá aplicar en todas las situaciones en las que se realice un trabajo equivalente. Dentro de esas condiciones uno de los elementos esenciales es el de la posible indemnización por finalización del contrato.

Si hay causas objetivas, como son las relativas a las del plazo de la contratación, la indemnización de 20 días por año trabajado se ha de aplicar al personal interino que no tiene ningún elemento que justifique un trato diferenciado. Y menos aún por el hecho de trabajar para las Administraciones Públicas. O dicho de otro modo, de acuerdo con la sentencia del Tribunal de Justicia, el artículo 49.1 c) del Estatuto de los Trabajadores, que es donde se contempla la ausencia de indemnización en los contratos de interinidad, es contrario a la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre trabajo de duración determinada.

De las sentencias dictadas es la que tiene más repercusión ya que considera el derecho del trabajador con contrato de interinidad a recibir una indemnización por finalización del contrato como la que corresponde al trabajador fijo cuando le despiden. Y por tanto, serán muchos los interinos que se quieran acoger a esta doctrina.

Interinos estables

En segundo lugar, el problema de la exigencia de que se supere la situación de temporalidad en los supuestos de sucesión de interinidades para cubrir plazas estructurales vacantes. Los asuntos acumulados C‑184/15 y C‑197/15 plantean otro tipo de problemática muy usual por parte de las Administraciones Públicas: utilizar la figura de los funcionarios interinos de forma sucesiva para evitar sacar a concurso las plazas de funcionario de carrera. Es una situación que, además, ha sido muy fomentada en los últimos años por las políticas del Gobierno de Rajoy, en particular con el establecimiento de las tasas de reposición que han impedido la convocatoria de oposiciones. Pero es un problema histórico de nuestras Administraciones Públicas, que hace que el 15% de su personal sea interino.

De acuerdo con el Tribunal de Justicia europeo, es ilegal que una norma nacional, esto es, en nuestro caso el Estatuto Básico del Empleado Público,  “sea aplicada por los tribunales del Estado miembro de que se trate de tal modo que, en el supuesto de utilización abusiva de sucesivos contratos de duración determinada, se concede a las personas que han celebrado un contrato de trabajo con la Administración un derecho al mantenimiento de la relación laboral, mientras que, con carácter general, no se reconoce este derecho al personal que presta servicios para dicha Administración en régimen de Derecho administrativo, a menos que exista una medida eficaz en el ordenamiento jurídico nacional para sancionar los abusos cometidos respecto de dicho personal, lo que incumbe al juez nacional comprobar”. O dicho de otro modo, que la sucesión de nombramientos como interinos de la misma persona, habiendo plazas vacantes, es contrario a la norma europea.

En ocasiones es necesario un fallo judicial para lo que se veía que resultaba una absoluta desviación de poder; ya que era la utilización de una potestad de sacar plazas de interino para cubrir necesidades estructurales, esto es, que requieren que salgan a oposición.

La resolución de las situaciones actuales, que debiera ser una prioridad en un futuro próximo, debería suponer un aumento de los litigios en esta materia. Los jueces tienen obligación de aplicar esta doctrina de las sentencias sobre interinos y, por ello, decidir en favor de la estabilización del personal afectado por una interinidad “falsa”, esto es aquella que ha permitido cubrir plazas estructurales. Lo que conlleva, además, el reconocimiento de su antigüedad. Y, la resolución a ellos o bien debe pasar por el reconocimiento de la estabilidad o por la indemnización por daños.