Posizquierda

Posizquierda

Posizquierda. ¿Qué queda de la política en el mundo globalizado?; de Marco Revelli. Prefacio de Jose Antonio Pérez Tapias. Editorial Trotta. Traducción de Post-Sinistra. Cosa resta della politica in un mondo globalizzato; Editori Laterza.

El eterno debate sobre el sentido de la izquierda en un mundo globalizado. O, para ser más exactos, porque la desigualdad que dio lugar a su aparición permanece con distintos ropajes, cómo articulamos un discurso de izquierda en la sociedad globalizada que camina hacia la cuarta revolución industrial. La aplicación del prefijo post a otra realidad con los riesgos que ello supone de diluirla antes de transformarlo.

La modernidad sustituida por la postmodernidad que ha dado lugar a un mundo totalmente diferente. Y no es sólo las consecuencias socio económicas sino la sustitución de los valores que dieron lugar a la sustitución de la sociedad absolutista por la que nació de la revolución francesa. Una nueva soledad en la que el instrumento básico de la acción política, el Estado-nación, está siendo puesto en duda como consecuencia de los efectos políticos de la globalización que es bastante más que la meramente económica.

Un debate que el subtítulo del libro lo plantea de forma directa ¿qué queda de la política en un mundo globalizado? Una pregunta cuyas respuestas se deben plantear sobre el mantra del pensamiento único, por recoger la feliz expresión de Ignacio Ramonet, en la que parece que la historia ha terminado. Pero, evidentemente, cuando nos planteamos si hay sitio para la política lo hacemos para una diferente a la actual.

Hoy, cuando se plantea una política alternativa nos encontramos con que la política neoliberal tiene diversas caretas, ya se disfrace de pura ideología o ya se recubra con los ropajes más asépticos y complicados de luchar contra ellos de la técnica o con el mero discurso personalista de líderes como Mateo Renzi en Italia o Manuel Valls en Francia, cuya aparente desideologización  a los ojos de muchos no es más que la manifestación de su sustitución por otra ideología.

Es también esa ideología conservadora del pragmatismo que reflejó tan bien Mario Draghi: “Non c’é da preoccuparsi in modo particolare. Chiunque ella fine governerà, sulle grandi scelte c’é un pilota automatico che garantisce la rotta”. Dicho con otras palabras, si decimos que no hay lugar para la política, es que la derecha ha vencido.

A pesar de que nada esté más lejos de la realidad y que, por tanto, lo que estamos viviendo es ideológico y la técnica tiene un evidente barniz de defensa de otra posición. El libro de Thomas Pikkety sobre el capital del siglo XXI y la desigualdad es la prueba manifiesta.

El libro que presento ahora habla precisamente de las dificultades que tiene una acción política alternativa en el contexto global. Frente al “Proletarios de todos los países, uníos” con el que Marx y Engels concluyen el Manifiesto del Partido Comunista y que aparentaba otra globalización;, la realidad es que la globalización neoliberal ha creado un mundo global que favorece al capital y al modo neoliberal de actuar. Es fácil ser una empresa transnacional que exporta sus productos, servicios y capitales, es muy complicado articular una política alternativa desde la izquierda.

La cronología con la que concluye la edición española muestra que la necesidad ciudadana de una política alternativa a la globalización actual sigue siendo vigente. Unas necesidades que tienen que dar una respuesta las incertidumbres que provoca la globalización a amplias capas de la población.

Por ello, la reflexión de Revelli es relevante, en la medida en que analiza las dificultades de la sociedad actual para articular con posibilidades de éxito una política de izquierda. Obviamente, hay un problema derivado de la relativización de los conceptos de espacio, de cercanía y lejanía que se ha redefinido en función de otras formas de cercanía, tal como Bauman lo recordaba: el conflicto que hay entre los que están dominando el mundo sin estar presentes y los que están sumidos en su propia localización.

A partir de ahí, Revelli nos plantea el ocaso de la esfera pública, el fin de la igualdad como meta, la dimisión oligárquica de la postmodernidad democrática, la crisis de la representación y, por último, las consecuencias que tiene el espacio político como espacio mediático, que contribuye esencialmente a diluir la acción política.

Una reflexión en la que hay que reconocer que los planteamientos neoliberales, el de la globalización realmente existente, llevan mucha ventaja. Es ahora cuando se encuentra el sentido a la expresión de Ruggiero, el antiguo Secretario General de la OMC, quien hablaba de la Constitución Económica Mundial cuando se estaba negociando el Acuerdo Multilateral de Inversiones. Hoy aquél ha sido sustituido por los nuevos tratados de libre comercio que se están suscribiendo en la actualidad (CETA, TTIP, RCEP…)  y en los cuales las técnicas que incorporan -la cooperación regulatoria y los arbitrajes de inversiones- van a hacer todavía más complicado articular una política alternativa. No podemos obviar el hecho de que no son puntos de llegada sino de partida.

La obra tiene dos puntos de interés complementarios. Por un lado, el prefacio de Pérez Tapias sobre la izquierda tras de sí misma. Y se recoge la traducción de una serie de entrevistas a Cacciari, Beck, el colectivo Wu MIng, Tronti, Staino y Diamanti que configuran una visión complementaria sobre la pregunta inicial del valor de la izquierda en el siglo XXI.

Las reflexiones que están en este volumen son importantes ahora que están empezando a aparecer las consecuencias de La Cuarta Revolución Industrial; la cual va a hacer todavía más complicada la acción política transformadora al tiempo que aumentará muchos ámbitos de la desigualdad social y económica. Téngase presente, por ejemplo, la sustitución generalizada del trabajador asalariado por el trabajador autónomo o los juegos de las deslocalizaciones que van a poner en cuestión las políticas de redistribución de la riqueza a través de las políticas tributarias.

Algarrobico, un año después

Algarrobico, un año después

Algarrobico, un año después. En abril de 2016 publiqué en  Agenda Pública este artículo sobre la sentencia del Algarrobico. Un año después, el hotel sigue en pie y no hay previsión de derribo.

==========================================================================

Los procedimientos sobre el Hotel del Algarrobico (Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, Almería) han concluido. El Tribunal Supremo, tras una larga deliberación ha declarado que el área es de protección ambiental, en dos sentencias de 10 de febrero de 2016.

La construcción de un macro complejo hotelero a 14 metros de la ribera del mar es el símbolo de una época. Símbolo del desarrollo económico a través de la construcción; símbolo de una gestión del litoral que ha permitido su destrucción, a pesar de que, desde la Ley 22/1988, de costas, se disponía de un instrumento legal que podría haberle proporcionado un nivel de garantía suficiente. Destrucción que está basada básicamente en las construcciones privadas pero en las que no podemos olvidar ciertas actuaciones públicas que han contribuido esencialmente, como puertos –deportivos y comerciales- o, incluso el propio desinterés de los entes públicos. El último eslabón es la Ley de costas de 2013, cuyo contenido está muy alejado de su título.

Como es conocido, se trata de un litigio antiguo y complejo.

Hay que recordar, por ello, sus datos esenciales: i) La Junta de Andalucía aprobó en 1994 el Plan de Ordenación de Recursos Naturales, donde aparece que el Algarrobico es suelo no urbanizable; ii) En 1997, la Junta cambia su clasificación a suelo urbanizable, incumpliendo las normas de espacios naturales.; iii) El propietario solicita en 2001 la licencia para construir; iv) En 2003 se concede dicha licencia, con exención del 99% de tasas y se inician las obras. El edificio del hotel se sitúa a 47 metros del dominio público y la piscina y otras construcciones a sólo 14 metros; v) En 2005 se aprueba el deslinde que incorpora la franja posterior al dominio público y se comienzan los trámites para la expropiación del terreno; vi) En 2006 se paralizan cautelarmente las obras por acción planteada por una asociación ecologista; vii) El Consejo de Ministros declara en 2007 la utilidad pública del paraje para su incorporación al dominio público; viii) En 2008 la Junta de Andalucía aprueba un nuevo Plan de Ordenación de los Recursos Naturales que lo califica como zona degradada y que fue suspendido. Desde entonces, el asunto estuvo en los Tribunales hasta el pasado 10 de febrero.

Es, además, un asunto especialmente complejo por haber tres líneas de recursos con principios diferentes:

  • Una primera que afecta al deslinde de la playa ya que el hotel ocupaba dominio público. El deslinde ha sido confirmado unánimemente por todos los Tribunales de Justicia.
  • Una segunda que afecta a la licencia de obras, que depende tanto de la consideración del bien como dominio público como de su ordenación urbanística y ambiental.
  • Una tercera, que analiza la legalidad de la ordenación urbanística y de protección ambiental de la zona en la que se ubica el complejo hotelero. Una línea en la que la ejecución de las sentencias que se comentan ahora está encontrando resistencias en el Ayuntamiento de Carboneras

Las dos sentencias de 10 de febrero de 2016 lo que hacen es declarar un dato que parece obvio observando las fotos del enclave: en ellas se efectúa el reconocimiento de que no nos encontramos ante“Área Ambientalmente Protegida”, tal como había señalado con anterioridad la STSJ Andalucía –sede Granada-, de 11 de junio de 2012. Con ello, sólo cabe admitir el derribo del hotel en construcción, tal como ocurrió con el Gran Hotel Atlanterra (Zahara de los Atunes, Cádiz) en 2002 o el Club Med, de Cap de Creus (Girona), demolido en 2007.

¿Y ahora? Con las sentencias de febrero de 2016 no hay otra opción que derribar el complejo hotelero. En este sentido, conviene recordar que en 2011, estando Rodríguez Zapatero en la Presidencia del Gobierno, se suscribió un protocolo con la Junta de Andalucía para colaborar en la demolición, el cual fue ratificado por el entonces Ministro Arias Cañete una vez que el PP llegó al poder en 2012. El acuerdo determinaba que el Gobierno central correría con los costes de derribo del edificio y la Junta de Andalucía con el desescombro y la restauración ambiental de la zona afectada. En la reunión celebrada el 29 de febrero el Estado y la Junta de Andalucía han quedado en constituir una comisión mixta que abordará los detalles técnicos de la demolición.

Quedará por determinar, eso sí, las responsabilidades de las distintas Administraciones públicas por la existencia de planes y licencias que permitieron la construcción del edificio, las cuáles no han sido resueltas en las sentencias. La cuantía que plantea la promotora (70 millones €) parece totalmente carente de criterio, teniendo en cuenta el factor para su determinarlo.

Aun con la alegría de que el hotel vaya a ser derribado, la lectura de las sentencias de estos litigios, conduce a cierta languidez. Dejando a un lado la gestión de la Ministra Cristina Narbona , la actuación administrativa fue “manifiestamente mejorable” a la vista del objetivo de creación de un parque natural o si examinamos la finalidad de la Ley de costas de 1988 o del artículo 132.2 de la Constitución. Crítica que incluye a la Junta de Andalucía, que luego rectificó su actuación, y al Ayuntamiento de Carboneras –que incurrió en una ilegalidad flagrante a la hora de recoger las previsiones de la Ley de costas en el planeamiento -. La indemnización al promotor será la consecuencia de este mal hacer administrativo

Cuando se derribe el Hotel del Algarrobico y se restaure el medio ambiente, hay que poner el punto de mira en “los otros Algarrobicos”que florecieron en la costa española y que han provocado una “Destrucción a toda costa”, y que recoge el título de los informes presentados por Greenpeace sobre nuestro litoral.

Para los interesados en las resoluciones,

STS272/2016, de 10 de febrero

STS 330/2016, de 10 de febrero

Trump y los Alt-Right

Trump y los Alt-Right

Trump y los Alt-Right: la derecha alternativa que está a su lado. La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los EEUU ha sido el resultado de una confluencia de factores, entre ellos el apoyo que ha recibido de la denominada alt-right, la denominada derecha alternativa. Este apoyo le ha proporcionado  sustento ideológico en las cuestiones más polémicas de su campaña y ha permitido tener movilizado a su electorado más extremista que a la postre ha sido definitivo.

La relación entre Trump y el movimiento Alt-Right es, por ello clara. Posiblemente por ello, representantes de esta forma de entender el pensamiento político han sido parte de las primeras designaciones de Trump para cubrir puestos de importancia en su Administración, como es el caso de Stephen Bannon, que es su Director de Estrategia.

Veamos la relación entre Trump y el movimiento Alt-Right

¿Qué es la alt-right, la derecha alternativa?

Alt-right está constituida por un conjunto variado de grupos, de ideología tradicionalista y conservadora que han determinado la acción política esencial del Partido Republicano y que han servido para articular el mensaje de Trump.Disponen, en este sentido, de un aparato ideológico, de una serie de activos medios de comunicación y de un conjunto de seguidores muy activos en redes sociales que les han permitido llegar a un amplio espectro de la población; con un alto nivel de movilización. A diferencia de otros grupos de ideología similar, sus impulsores están intelectualmente mucho más cultivados.

Ha sido definido, en este sentido, como “un conjunto de ideologías de extrema derecha en cuyo centro se encuentran la creencia de que la “identidad de la raza blanca” está siendo atacada por fuerzas multiculturales utilizando la idea de la “corrección política” y la justicia social, lo que está contribuyendo al declive de la raza blanca y su civilización. Su acción política se caracteriza por una utilización intensa de las redes sociales y los memes on line, huyen del conservadurismo del “establishment” conservador, utilizan a los jóvenes para este proceder y abrazan el nacionalismo étnico blanco como un elemento central”.

¿Cuáles son los elementos centrales de su ideología?

Si agrupásemos de forma muy sintética sus planteamientos básicos, podríamos decir que creen en la superioridad de la raza blanca; del hombre sobre la mujer, antisemita, contrario a la emigración, favorables a la deportación masiva de emigrantes ilegales y opuestos a la religión islámica; favorables a la vuelta a una religión católica anterior al Concilio Vaticano II. Son antiglobalistas y de alguna forma aislacionistas (por el impacto negativo que tienen en el mantenimiento de las esencias del grupo blanco). Obviamente, están en contra del control de armas y de la igualad de derechos de los homosexuales. Creen, en definitiva, en una sociedad homogénea, en la estabilidad y en una sociedad organizada de forma jerárquica que elimine tentaciones igualitarias.

Apoyan a Putin y a Bachar el Asad. De hecho, uno de los elementos que más están defendiendo en la actualidad es la apertura a la Rusia de Putin, recordando que la guerra fría ha terminado.

Su planteamiento es esencialmente conservador. Un conservadurismo entendido de la forma más tradicional y retrógrada: su razón esencial no es de naturaleza económica sino que pretenden la protección de las expresiones culturales de su colectivo. La uniformidad hace que estén en contra de cualquier forma de multiculturalidad (al que suelen denominar marxismo cultural) y, por ello, defiendan el valor de la raza blanca. La multiculturalidad es sustituida como concepto central de las relaciones por la “biodiversidad humana”.

El componente racial es relevante en la medida en que consideran que la raza determina el comportamiento humano y que es uno de los factores relevantes de la selección natural. Por ello, parten de la necesidad de separación racial para evitar la relación cultural: la diversidad es un factor que debilita la raza. En este aspecto, el libro de cabecera es el de Nicholas Wade, A Troublesome Inheritance: Genes, Race and Human History.

Es esta defensa de la tradición cultural blanca la que le hace ser al mismo tiempo masculinistas, en el sentido que consideran negativa la influencia del pensamiento feminista. En este punto, el libro de Jack Donovan The Way of Men constituye el texto de  cabecera. La parte más agresiva de este planteamiento se encuentra en la Manosphere, un conjunto de sitios web de contenido misógino en donde los hombres son muy agresivos contra las mujeres. Sintetizando el contenido básico de la Manosphere, el feminismo ha corrompido la cultura moderna al difuminar las diferencias de género; al tiempo que hay que recuperar el concepto del macho alfa como elemento vertebrador de la sociedad, tras el cual la mujer se ponga detrás. Páginas que se pueden encontrar en redes sociales como Facebook o en la comunidad Red Pill de Reddit, que toma su nombre de la escena de la película Matrix.

Están en contra del planteamiento tradicional del partido Republicano, al que acusan de haber traicionado los ideales, por su apoyo a ciertos planteamientos liberales y sobre todo por el apoyo a la globalización y el libre comercio. No es el aumento del PIB lo relevante sino, por el contrario, la defensa de los valores tradicionales articulados sobre la religión. Tienen una forma despectiva de dirigirse a ellos: cuckservative, una combinación de “cuckold” (cornudo) y “conservative”. En este apartado se encuentra, asimismo, su oposición al establishment.

¿Cuál es el origen del movimiento alt-right?

La expresión alt-right proviene de Richard Spencer, que en 2008, desarrolló un thing tank denominada National Policy Institute, en el que se desarrollaron los planteamientos centrados en la identidad blanca y la defensa de la civilización occidental. En este sentido, disponen de un medio de difusión muy activo que es el Radix Journal.

Los origenes de la derecha alternativa se encuentra en ciertos autores como  Oswald Spengler, H.L Mencken, Julius Evola, Sam Francis. Se vincula, asimismo, al movimiento paleoconservador que impulsó las campañas electorales de  Pat Buchanan tanto dentro del Partido Republicano como dentro del denominado Partido Reformado. Es el impulsor de la Fundación The American House.

Scott McConnell, Pat Buchanan y Taki Theodoracopulos

Al mismo tiempo, ideológicamente constituye una evolución frente a los 10 principios conservadores de Russell Kirk y que, desde la óptica alt-right se considera que se han transformado en pensamiento progresista. No hay más que leerlo para ver el sentido del progresismo que tienen.

¿Constituyen un grupo homogéneo?

No, dentro de sus planteamientos caben diversas facciones.

Posiblemente la más preocupante sea 1488. Un número cuyos dos primeras cifras dejan claro el objetivo a través de estas 14 palabras: “We Must Secure The Existence Of Our People And A Future For White Children”. Los dos segundos reflejan cuáles son sus referentes: 88 hace referencia a la octava letra del alfabeto, la H, con lo que aparece “Heil Hitler.” Su importancia es creciente.

El grupo de los neoreaccionarios, también conocidos como #NRx, constituye otro de los elementos sobre los que se ha vertebrado el movimiento alt-right. Están agrupados sobre las figuras del filósofo Nick Land y el científico Curtis Yarvin. Su aportación al pensamiento de la alt-right deriva de su pretensión de vuelta a un gobierno que defienda la tradición de la civilización occidental. Vinculados a ellos están los que parten de una vuelta a los valores tradicionales sin renunciar a los avances científicos (que no obstante son puestos en duda).

Por último habría que incluir a los cercanos a la posición de la biodiversidad humana y los autodenominados realistas de la raza, que parten de la ideología del llamado racismo científico.

Como se puede ver, un amplio espectro de planteamientos ideológicos coincidentes con las ideas de la extrema derecha.

¿Qué papel juega Donald Trump?

Trump se ha servido de la alt-right para llegar a la Casa Blanca. Durante la campaña electoral ha recibido el apoyo de este grupo, tanto al comienzo para desprestigiar al resto de candidatos republicanos como con posterioridad frente a Hillary Clinton. De hecho, dentro de sus primeros nombramientos destacan dos personas muy vinculadas a la alt-right.

En alguno de los escritos de las personas más representativas de la derecha alternativa, se puede apreciar la identidad que tienen con el Presidente electo y cómo le consideran el vehículo para llegar a conseguir sus fines.

Ahora bien, para algunos Trump puede quedarse corto. “Is Trump likely to cancel the constitution, declare martial law, declare himself emperor to be succeeded by his children, nationalize the banks and media, hang some of the worst criminal bankers, send the Israelis back to Israel, call the National Guard to roll tanks into Harvard Yard, place all communists and other anti-American elements under house arrest, retire all government employees, replace the USG with the Trump Organization, and begin actually rebuilding America and western civilization?” Son palabras de Perolloux, uno de los representantes del grupo de los Neoreaccionarios.

¿De qué medios de comunicación disponen?

Breitbart News es el medio de referencia. Fundado en 2007 por el fallecido Andrew Breitbart se caracteriza por ser un medio sensacionalista y agresivo. Tiene un público llamativamente joven, por comparación a la cadena conservadora Fox y está dirigido por  Steve Bannon, el futuro jefe de estrategia de la Administración Trump. Partió de ser un periódico que consideraba que los judíos estadounidenses no eran suficientemente pro Israel.

Taki’s Magazine y Zero Hedge forman parte también de los medios on line más relevantes.

A partir de este medio, ha sido Internet el canal preferido para la difusión de sus ideas. Su activistas, muy activos, han encontrado en Reddit, 4cham y 8 cham el vehículo predilecto para el desarrollo de su mensaje a través de canales específicos. Una utilización de las redes sociales para la cual no dudan en utilizar pseudónimos o mecanismos de esconder su identidad. El ejemplo de la revista Zero Hedge posiblemente sea el más relevante de esta forma de proceder. En esta línea, conviene recordar el cierre de cuentas vinculadas a los grupos alt-right por parte de Twitter el pasado 15 de noviembre.

La amalgama de grupos hace que cada uno de ellos disponga de más medios de comunicación. El grupo de los neoreaccionarios, por ejemplo, se agrupa sobre el stio lesswrong.com

¿Cómo se articula su discurso?

Tras un discurso populista esconde un lenguaje extraordinariamente agresivo y extraordinariamente activo en redes sociales. De hecho, la juventud y agresividad de una parte importante de sus miembros ha hecho que encuentren en las imágenes uno de los medios predilectos. Los memes pasan a ser así un elemento de fácil difusión tanto si son de componente político agresivo contra el oponente como si son medios de exaltación de los valores de la raza blanca tradicional, especialmente los que se encuentran en el grupo de la Traditionalist Youth Network (TYN), fundada en mayo de 2013 por Matthew Heimbach y  Matt Parrott. Para el colectivo joven que secunda sus planteamientos, el componente transgresor que tiene la actividad política constituye un elemento complementario para su activa participación en política.

Como se puede apreciar de las consideraciones anteriores, la llegada de Trump a la Casa Blanca no es un hecho inocuo; sobre todo teniendo en cuenta el incremento de los grupos incitadores al odio que se está produciendo en los EEUU en los últimos tiempos. De acuerdo con las informaciones del New York Times, las celebraciones de la semana pasada, al grito de “Heil the people! Heil victory” y con el saludo nazi, resultan especialmente preocupantes, sobre todo teniendo en cuenta que se desarrollaron en un edificio público de los EEUU. Posiblemente Trump no pueda aplicar los planteamientos de la derecha alternativa en su integridad, pero muchas de las medidas que están incluidas en su ideario resultarán muy dañinas incluso aunque se apliquen diluidas.

Pero más allá del impacto en los EEUU no podemos dejar de pensar en Europa. Ya desde final del siglo pasado se podían encontrar estudios en los que se reflejaba la conexión Planteamientos como el de la derecha alternativa estadounidense han influido, por ejemplo, en la campaña del Brexit impulsada por el UKID.

Este artículo fue publicado, asimismo, en la revista Mientras Tanto

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: