What to do regarding WTO Reform

What to do regarding WTO Reform

What to do regarding WTO reform?

In the G20 Summit, leaders will review the pledges made at the last summit, in December 2018. Among the commitments were to reform the WTO in order to improve its functioning. Over the past few months, many proposals from G20 members have been put forward to reorganize the multilateral trading system, although without tangible results to date.

Without attempting ‘to provide a solution’, which only negotiation and the search (and hopefully the achievement) for an ‘economic equilibrium’ between States can bring, here we are going to put forward some ideas, which may help advance WTO reforms.

The basis for guiding the reforms should be, on the one hand, to re-state and strengthen the values of the WTO, and on the other, to bring the functioning of the organization closer to the reality of international trade, both substantively and institutionally.

Regarding the core values of the WTO, the first thing to bear in mind is that  this organization is essentially  a negotiating forum, and whether it functions or not depends on the willingness of its Member States to make progress in debates. The Secretariat, the apparatus of the organization, is purely administrative, unlike in the case of other international organizations. Member States should reconsider the WTO’s roleas the main forum for trade negotiations. Trade negotiations outside? the WTO’s periphery weakens the organization’s multilateral system and should therefore only take place if they are (helping advance it) Could be:necessaryin order to help the advence of those at WTO . Otherwise, as has occured in recent years, the essence of the system is undermined, and thus the functioning of the organization itself.

Starting from the existence of this political will, that is, that the WTO should be at the centre of multilateral trade negotiations, the members of the organization should activate the ‘function of deliberation’ that all negotiations require, and they should also engage in constructive and serious political dialogue, which is the basis for any consensus, and leads to the creation of standards. In seeking to meet this objective, Member States can rely on the Secretariat’s experience and expertise, as well as the possibilities that new technologies offer, so that discussions include all Member States.

Secondly, this  negotiating forum has worked because it has been able to keep the balance between the ‘political organs’ and the  supervision mechanisms, in order to maintain Member States’ confidence in the system. The change from the GATT to the WTO structure corrected a number of institutional imbalances, which had stopped the GATT from functioning properly. Currently WTO negotiations are based on equal representation (one member, one vote) and the practice of decision-making by positive consensus, except for Dispute Settlements Body (DSB), where any decisions are taken by negative consensus. This process involves a large number of checks and balances (including the possibility of resorting to majority voting, adoption of ‘authentic interpretations’ or  waivers , etc.).

Some of the problems that have surfaced in the current WTO crisis have come from the tension that has existed for years between the functioning of the political  organs for the creation of rules and supervisory mechanisms, mainly the Dispute Settlement System (DSS), and the passivity that States have demonstrated to correct these “imbalance”. This is a problem when progress cannot be made on trade commitments, but that should not affect the operation of monitoring mechanisms, since that’s what prevents the system from ‘blocking up’. In any case, we are now going to address why this imbalance exists and the possible actions that can, or could, be undertaken in order to overcome it.

The political organs are based on the positive consensus of 164 members, who have equal representation and who make commitments, in the Negotiation Rounds, on application of the ‘ package deal’ principle. In practice, the achievement of a consensus on the adoption of new trade commitments, covering all sectors involved in the negotiation, has been almost impossible. And at no time have States asked to resort to a formal majority vote. The result has been minimal progress in taking on new commitments, which is clearly  ineffective. To these problems in decision making, it is necessary to add those that affect the participation of Member States as members. In this sense, the majority of WTO members have declared themselves to be ‘developing countries’, including the Least Developed ones , which means that they have less commitments, and therefore  take advantage ofthe Special and Differential Treatment clauses. Some of the States included in this group, such as China, are large trading powers, with the capacity to compete with the world’s developed states at the same level. Finally, on this point, we must add the disparity in the negotiating trade agendas of the 164 States.

With regard to the supervisory bodies, the problemis the DSS, given that the Trade Policy Review Mechanism (TPRM)  has not raised any problems to date, perhaps because it is too ‘diplomatic’ when it issues its reports. The DSS works in ‘an automatic way’ in adopting reports, by applying the principle of negative consensus. These reports oblige Member States to amend their national trade legislation when the DSB determine that it is not in line with the commitments that they have made within the WTO framework. The work of the DSS has been impeccable, in my opinion, when obliging States to meet their commitments. The practically automatic operation of the DSS should not be a problem, but might be seen as an advantage when the political branch is blocked. However, this is not the view of some States, especially the United States, which has seen some of its trading practices ‘bombarded’, especially in the areas of dumping and compensatory measures, since the  origin? of the WTO. It is perhaps in the interest of some States to no longer be bound by certain commitments, perhaps when the terms are unclear in the treaties, which has led to the functioning of the DSS being seen as a problem. It is curious that these States forget that the institutional system itself has checks and balances to equalize situations of institutional imbalance. In this sense, for example, the , Ministerial Conference a political body in which all States are represented, could have taken decisions to correct the alleged malfunctioning of the DSS (whether that be of the panels or the Appellate Body). However, none of the  treaty mechanisms have been used to redress this alleged imbalance. Instead States have preferred to block the DSS  by justifying their actions on the grounds of institutional imbalance.

Faced with this situation, the WTO has no choice but to address reform of its Institutional system, albeit minimally. The ‘return to equilibrium’ proposed by some States means, first of all, in the field of standard-setting, abandoning the principle of ‘ package deal’ and replacing it with a ‘two-speed standard-setting system’, starting with the adoption of Plurilateral Trade Agreements, which can subsequently be converted into Multilateral Trade Agreements. In retrospect, most of the few advances that have been made in the past have been achieved in trade commitments since the WTO was created, precisely because of the de factoapplication of this route. In applying this form of negotiation, progress might be able to be made on a negotiating agenda that satisfies all Member States. This is a key issue in the current situation. It is necessary to open negotiations in new areas of trade, so that the WTO responds to the reality of world trade (e-commerce; investment;women’s rights, services domesticregulation; micro, small and medium-Size companies). At the same time it is essential to make progress on the issues that have dragged on since the opening of the Doha Round: negotiations over agricultural products, services, and subsidies (in particular to fisheries). The multilateral agenda should focus on these issues, while interested States could open up an agenda of plurilateral issues, where new issues could be negotiated. However, this ‘dual route’ will involve double the effort from many States and, above all, progress on the multilateral agenda to restore States’ confidence in the WTO negotiations.

Secondly, there is the issue of the review and reorganization of the Committees and Councils, which are key in building consensus, and in overseeing compliance, through the notification system. Regarding this aspect, States should also reflect on the need to give more powers to the Secretariat,as a key part of the Councils and Committees operation. In this sense, both the generation of consensus for taking on new commitments, as well as the monitoring system –specifically the transparency that the monitoring system aims to achieve – would benefit, as blockages would be prevented and, in the face of the slow adoption of further commitments, a more flexible transparency system would be maintained, providing the stability necessary for the development of trade.

Thirdly, there is a need to establish criteria for determining, within the framework of the WTO, which countries can be classified as ‘Developing’ and ‘Least Developed’. This is perhaps the most complicated aspect of reform, but also the most necessary, if we want to restore balance in the functioning of the multilateral system. Emerging economies, all of which are classified as Developing countries, benefit from specific Special and Differential Treatment clauses that, certainly from a commercial perspective, are difficult to maintain. In any case, it does not seem to be, and could be detrimental, for some of these countries to become ‘developed countries’ and assume en blocall commitments without the benefits of the Special Treatment clauses. It would be sensible to look for an intermediate classification, which would allow for commercial competition and, therefore, equitable participation among the States that undertake multilateral trade commitments.

Regarding the reforms that affect the balance in the operation of the supervision mechanisms, efforts are geared towards the DSS. In particular, State proposals focus on clarifying and limiting the powers of the Appellate Body. It is at least curious that some of the proposals speak of generating “channels of communication” between the Appellate Body and the members of the organization, when it’s really abouttying the ‘jurisprudence’ of the Appellate Body to the political interests of members. To make a comparison, it would be as if the Supreme Courts had to report from time to time to their Parliaments about the decisions they take, in order to coordinate their outcomes. Given the position adopted by some Member States, in particular the United States, a reform along these lines is going to occur unfortunately limiting the  legal based system that was being offered by the Appellate Body. On this occasion, therefore,an opportunity will be lost to take a step forward in the evolution of the DSS. In order not to limit the positive aspects of the DSS, it would be appropriate – along with the reforms that are being negotiated – to have a fixed roster of panel members to help maintain the independence of the DSS, and thus legal certainty, which has characterized the functioning of the DSS since the creation of the WTO.

From another perspective, and bearing in mind the functioning of all the mechanisms of

monitoring and control, proposals could also be made to strengthen the functioning of the MEPC. This is purely a diplomatic monitoring mechanism, not based on the implementation of the law. If the reports of this organ had more weight, they could balance excessive “legal intrusion”; which is how the DSS organs have been described.

What to do regarding WTO Reform

¿Qué hay que hacer con la OMC para que funcione?

Qué habría que hacer con la OMC para cumplir con lo que ha dicho el G20: “We therefore support the necessary reform of the WTO to improve its functioning”

Queda poco para que el G20 vuelva a reunirse y revise qué ha pasado con los compromisos que se lanzaron en la última cumbre en diciembre de 2018. Entre los compromisos asumidos se encontraba el de apoyar la reforma de la OMC para mejorar su funcionamiento. En estos meses, muchas han sido las propuestas de los miembros del G20 para apoyar la reforma del sistema comercial multilateral, aunque por el momento los frutos no han llegado.

Sin pretender dar una solución, que solo la negociación y la búsqueda (y ojalá el logro) de equilibrios económicos entre los Estados va a traer, sí vamos a facilitar algunas ideas, que podrían ayudar a hacer avanzar las reformas de la OMC.

Las bases para guiar las reformas deberían ser, por un lado, recuperar y reforzar los valores centrales de la OMC, y por otro, acercar el funcionamiento de la organización a la realidad del comercio internacional, tanto desde el punto de vista sustantivo, como desde el institucional.

En cuanto a los valores centrales del sistema de la OMC, lo primero que hay que tener en cuenta es que la OMC es en esencia un foro de negociaciones constante y que funcione o no depende de la voluntad de sus Estados miembros en el avance de las negociaciones. La Secretaría, el aparato administrativo de la organización, es puramente administrativa, a diferencia de lo que ocurre en otras organizaciones internacionales. Los Estados miembros deberían volver a considerar a la OMC como el principal foro de negociaciones comerciales. Las negociaciones comerciales al margen de la OMC debilitan el sistema multilateral de la organización y por ello, deberían mantenerse solo en la medida en que puedan ayudar a avanzar al sistema comercial multilateral de la OMC. Si se actúa de otra forma, como se ha hecho en los últimos años, se estaría socavando la esencia del sistema de la OMC y, por tanto, el funcionamiento de la organización en sí.

Partiendo de la existencia de esta voluntad, es decir, de que la OMC sea el centro de las negociaciones comerciales multilaterales, los miembros de la organización activarían la función de deliberación que requiere toda negociación, activarían igualmente el diálogo político serio y constructivo, que es la base del logro de los consensos que lleva a la creación de las normas. En el desarrollo de esta tarea, los Estados miembros se pueden apoyar en la experiencia de la Secretaría y las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, para que los debates sean inclusivos con todos los Estados miembros. 

En segundo lugar, este foro de negociaciones constante ha funcionado porque ha sabido mantener el equilibrio necesario entre la parte política y los mecanismos de supervisión de la organización, la confianza de los Estados miembros en el sistema. El cambio del sistema GATT al de la OMC corrigió determinados desequilibrios institucionales, que bloqueaban el GATT. En este sentido, las negociaciones en la OMC se basan en la representación igualitaria (un miembro, un voto) y la práctica de toma de decisiones por consenso positivo, salvo la adopción de los informes del Sistema de Solución de Diferencias (SSD), donde la decisión se adopta por consenso negativo. Este sistema se completa con una larga lista de pesos y contrapesos (posibilidad de recurrir al voto por mayorías, adopción de interpretaciones auténticas o de excepciones por el Consejo General, etc).

Algunos de los problemas que han aflorado en la actual crisis de la OMC provienen del desequilibrio que existe desde hace años entre el funcionamiento del aparato político de creación de normas y el de supervisión de las mismas, principalmente el SSD, y la pasividad que han mantenido los Estados para ir corrigiendo estas situaciones. Que no se pueda avanzar en los compromisos comerciales es un problema, pero que funcionen correctamente los mecanismos de supervisión no debería serlo, dado que es lo que permite que no se bloquee el sistema. En todo caso, vamos a señalar porqué existe este desequilibrio y las posibilidades que se plantean, o que se podrían plantear, para superarlo.

El aparato político se basa en el consenso positivo de 164 miembros, cuya representación es igualitaria, y en que, en las Rondas de Negociaciones, los compromisos se tienen que asumir por aplicación del principio de todo único. Desde la práctica, lograr un consenso en la adopción de nuevos compromisos comerciales, que abarcasen todos los sectores que se negociaban, ha resultado casi imposible. Y en ningún momento los Estados han solicitado recurrir a una votación formal por mayorías. El resultado ha sido unos avances tan mínimos en la asunción de nuevos compromisos, que se pueden considerar claramente insuficientes. A estos problemas en la toma de decisiones, se suman los que afectan a la participación de los Estados como miembros. En este sentido, la mayoría de los miembros de la OMC se han declarado Países en Desarrollo, incluyendo dentro de estos a los Menos Avanzados, lo que implica que el nivel de compromisos que asumen es menor, por disfrutar de las cláusulas de Trato Especial y Diferenciado. Algunos de los Estados que se incluyen en este grupo, como China, son verdaderas potencias comerciales, con capacidad de competir con los Estados desarrollados al mismo nivel. Por último, en este punto hay que sumar la disparidad en las agendas comerciales negociadoras de los 164 Estados.

Con respecto a los órganos de supervisión, el problema se centra en el SSD, dado que el Mecanismo de Examen de Políticas Comerciales (MEPC) no ha planteado problemas hasta la fecha, quizás porque es excesivamente “diplomático” en la emisión de sus informes. El SSD funciona de forma prácticamente automática en la adopción de los informes por aplicación del principio de consenso negativo. Estos informes obligan a los Estado miembros a cambiar su legislación comercial nacional, cuando determinan que no están cumpliendo los compromisos que se han asumido en el marco de la OMC. La labor del SSD ha sido impecable, en mi opinión y desde la perspectiva de obligar al cumplimiento de los compromisos asumidos. El funcionamiento casi automático del SSD no debería suponer un problema, es más podría verse como una ventaja ante el bloqueo en la creación de normas. Sin embargo, no opinan así algunos Estados, especialmente Estados Unidos, que ha visto “bombardeadas” algunas de sus prácticas comerciales, en especial en temas de dumping y medidas compensatorias, desde el inicio de la OMC. Es quizás el interés de algunos Estados en que no sigan obligándoles a cumplir determinados compromisos, quizás poco claros en su formulación en los tratados, el que ha llevado a ver como un problema el funcionamiento del SSD. Es curioso que se olviden estos Estados de que el propio sistema institucional plantea contrapesos para equilibrar las situaciones de desequilibrio institucional. En este sentido, por ejemplo, el Consejo General, órgano político en el que tienen representación todos los Estados miembros, podía haber adoptado decisiones para corregir el supuesto mal funcionamiento del SSD (bien fuesen los paneles o del Órgano de Apelación). No obstante, no se ha utilizado ninguno de los mecanismos que los tratados ofrecen para restablecer este supuesto desequilibrio. Se ha preferido bloquear el funcionamiento del SSD, justificándolo con un desequilibrio institucional.

Ante esta situación, a la OMC no le queda más remedio que abordar la reforma de su sistema institucional, aunque sea mínimamente. La vuelta al equilibrio que proponen algunos Estados miembros supone, en primer lugar, en el ámbito de la creación de normas abandonar el principio de “todo único” y recurrir a un sistema de creación de normas “a dos velocidades”, comenzando por la adopción de Acuerdos Comerciales Plurilaterales, que posteriormente podrían pasar a Acuerdo Comerciales Multilaterales. Si se mira en retrospectiva, la mayoría de los pocos avances que se han logrado  en los compromisos comerciales desde que se creo la OMC, ha sido precisamente por la aplicación de facto de esta vía. En aplicación de esta forma de negociación, se podría avanzar en una agenda negociadora que satisficiera a todos los Estados miembros. Esta cuestión resulta clave en la actual situación. Es necesario que se abran negociaciones en nuevas áreas comerciales, para que la OMC responda a la realidad comercial mundial (así, e-commerce; investment; female; services domestic regulation; micro, small and medium-Size companies). Al mismo tiempo es necesario avanzar en la los temas que se arrastra desde la apertura de la Ronda de Doha:  negociaciones sobre productos agrícolas, servicios, subvenciones (en especial a la pesca). La agenda multilateral se debería centrar en estos temas, mientras que los Estados interesados podrían abrir una agenda de temas plurilaterales, donde se negociasen los nuevos temas. Ahora bien, esta doble vía implicará un doble esfuerzo de muchos Estados y, sobre todo, avances en la agenda multilateral, para devolver a los Estados la confianza en las negociaciones en la OMC.

En segundo lugar, se plantea la revisión y reorganización de los Comités y Consejos, cuyo funcionamiento resulta clave en la creación de consensos, y en la supervisión del cumplimiento, a través del sistema de notificaciones. Sobre este aspecto, los Estados debería reflexionar también en la necesidad de otorgarle más poderes a la Secretaría, como pieza clave del funcionamiento de los Consejos y Comités. En este sentido, tanto la generación de consensos para la asunción de nuevos compromisos, como el sistema de vigilancia -la transparencia que pretende el sistema de notificaciones- se beneficiarían, se prevendrían bloqueos y, ante un avance lento de nuevos compromisos, si se mantendría un sistema de transparencia más ágil, que lograse la predictibilidad necesaria para el desarrollo del comercio.

En tercer lugar, se apunta la necesidad de fijar criterios para determinar en el marco de la OMC quién es País en Desarrollo y Menos Avanzado. Este es quizás el aspecto más complicado de reformar, pero también de los más necesarios, si se quiere recuperar el equilibrio en el funcionamiento del sistema multilateral. Las economías emergentes, todas ellas clasificadas como Países en Desarrollo, se benefician de algunas cláusulas de Trato Especial y Diferenciado que ciertamente desde la perspectiva comercial son difíciles de mantener. En todo caso, tampoco parece oportuno, y podría resultar perjudicial, que algunos de estos países pasen a ser Países Desarrollados y asuman en bloque todos los compromisos sin los beneficios de las cláusulas de Trato Especial. Lo sensato sería buscar una clasificación intermedia, que permitiera una competencia comercial equilibrada y, por tanto, una participación equitativa en los Estados que asumen compromisos comerciales multilaterales.

En cuanto a las reformas que afectan al equilibrio en el funcionamiento de los mecanismos de supervisión, los esfuerzos se orientan al SSD. En concreto, las propuestas de los Estados se centran en clarificar y limitar los poderes del Órgano de Apelación. Resulta cuando menos curioso que algunas de las propuestas hablen de generar “canales de comunicación” entre el Órgano de Apelación y los miembros de la organización, cuando realmente lo que se trata es de atar la “jurisprudencia” del Órgano de Apelación a los intereses políticos de los miembros. Haciendo una comparación, sería como si los Tribunales Supremos tuviesen que informar cada cierto tiempo a sus Parlamentos de las decisiones que toman, para coordinar el resultado de las mismas. Dada la posición adoptada por algunos Estados miembros, en especial Estados Unidos, se va a tener que lograr una reforma en este línea, limitando por desgracia la actuación basa den la aplicación del derecho que estaba ofreciendo el Órgano de Apelación. En esta ocasión se va perder la oportunidad de dar un paso hacia delante en la evolución del SSD. Para no disminuir las ventajas que había ofrecido el funcionamiento del SSD, sería conveniente que, junto a las reformas que se están negociando, se volviese a la idea de contar con un roster fijo de miembros de los paneles, que ayudaría a mantener la independencia del SSD, y por tanto la seguridad jurídica, que ha caracterizado el funcionamiento del SSD desde la creación de la OMC.

Desde otra perspectiva, y teniendo presente el funcionamiento de todos los mecanismos de supervisión y control, se podrían hace propuestas también de reforzar el funcionamiento del MEPC. Este es un mecanismos puramente diplomáticos de supervisión, no basado en la aplicación del derecho. Si los informes de este órgano tuvieran más peso, podrían equilibrar el excesivo “intrusismo jurídico” del que se ha calificado a los órganos del SSD.

Technological developments across the Financial System: from Fintech to Regtech

Technological developments across the Financial System: from Fintech to Regtech

Technological developments across the Financial System: from Fintechto Regtech

At the beginning of April, Banco Santanderannounced that 20 billion euros would be invested in digitization over the next four years, at a rate of 5 billion per year. The figures speak for themselves and show that digitization is still one of the great challenges facing the financial system.

Talking about innovation and digitalization, that is, about FinTech, is not something new and we all have, more or less, become familiar with this fashionable terminology today. FinTech is nothing more than technological development applied to financial solutions. The term Fintech can be traced to the early 90´s but since then its evolution has unfolded several stages. Essentially, Fintech’s development and digitalization has focused –mainly- on payment services and on improving customer access to financial services.

However, digitization is still one of the major challenges facing the financial system. In spite of the progress made today, the use of new technologies applied to regulatory compliance, financial supervision and reporting. In other words, technological tools can and must be used to adapt current regulations and to develop a new framework that promotes innovation and the transformation of business models, aided by the use of regulatory sandboxes. That is, a new ecosystem emerges that requires joint collaboration between regulation and regulators (RegTech) and innovators (Fintech).

 

What is Regtech?

After the crisis of 2008, the financial sector has faced an unprecedented regulatory bubble, whose main objective has been to increase financial stability, security of markets and consumer´s protection. As a result of the global financial crisis, the whole regulation have changed including anti money laundering transforming the way services are provided and even financial institutions themselves. The response and reaction post global crisis has been a heavy, complex, prescriptive and lenghty regulation, even an overregulation. Just to have an idea, around 20,000 new regulatory requirements are approved each year and by 2020 we will have more than 300 million pages of legislation.

This regulatory reforms have transformed the operations of financial institutions reducing their profitability and increasing the cost of compliance.

This phenomenon, together with the technological revolution and the innovation we are witnessing, are changing financial markets, services and institutions in a way we could have never imagined before.

Thus, the answer to regulatory compliance is RegTech. That is, RegTech is the use of technology, particularly information technology, applied in the context of compliance and regulatory oversight while facilitating reporting.

 

What is RegTech for and which are its advantages?

If Regtech 1.0 corresponds to the long pre-crisis period characterized by regulators’ reliance on Basel II as a risk management instrument for financial institutions, RegTech 2.0 is driven by financial market participants and regulators who use technology to improve compliance with regulations arising from the financial crisis and its implementation costs, streamlining their processes, including anti-money laundering requirements.

Thus Regtech enables financial institutions not only to reduce the costs of regulatory compliance, monitoring of public securities markets; the constantly evolving regulatory framework has also introduced uncertainty regulatory requirements so industry is willing to invest in improving their own adaptability (in fact, the so-called Banking Union with its three pillars has not yet come to an end).

Digitization of processes also enables regulators to deal more effectively with different regulatory requirements and the over-increasing volumes of data communicated by financial institutions while generating confidence and security in the digital environments in which they operate.

The use of RegTech makes possible to design preventive regulatory compliance systems (regulatory sandboxes) while at the same time allowing regulators to have granular and accurate information almost in real time, which facilitates, among other things, the control of systemic risk or protection of consumers against abuses (abusive loans); improvement of supervisory processes (predictive models to resolve punishable market behaviour or market abuse); improvement of the interaction between the company and the regulator both in the communication between the regulator and the company and in “reporting” (from company to regulator).

 

Types of Regtech

RegTech brings together companies that develop specific software to address the different areas within the financial sector based on cloud technology, big data, artificial intelligence, deep learning or blockchain. These companies offer innovative solutions that improve the agility, flexibility, speed and accuracy of the information that financial companies and regulatory authorities exchange on a daily basis.

Not all Regtechs work in the same way or provide the same type of service, because although they all start from the detailed analysis of data, each one of them arises with a different purpose. Any activity that is subject to strict regulation can constitute an area of development and opportunity in the use of RegRtech solutions: regulatory compliance and reporting, transaction analysis and fraud prevention, risk analysis, cybersecurity…

 

The future of Regtech: Regtech 3.0

Regtehc 1.0 and Regtech 2.0 represent digitalization of regulatory processes whereas the so-called “RegTech 3.0” implies a regulatory approach focused on both data and markets it oversees and regulatory compliance in a different way than is currently the case; we are at the beginning of a new stage, the future development of RegTech, a regulatory framework for the digital age. RegTech potentially offers more that relies on the effective processes for the collection, formating, management and analysis of reported data. That is the effect of the new paradigm: hte “know your data approach”. Regtech 3.0 will help to reconceptualize finance and its regulation contributing to build a better financial system.

Therefore, RegTech should be seen as a separate phenomenon from FinTech and not as a subcategory.

Despite its transformative potential, Regtech also poses several dangers, among others: the opacity derived from the use of Artificial Intelligence. From this perspective, Data Protection regulation establish the right to receive an explanation about how, through Artificial Intelligence, a certain solution has been reached. At the same time, this regulation has reinforced the need to obtain consent. Cyber-attacks and hackers are other dangers that cannot be ignored either.

 

Acuerdo comercial Unión Europea-Japón: luces y sombras

Acuerdo comercial Unión Europea-Japón: luces y sombras

Tratado Libre comercio Japon-Unión Europea. En medio de la tormenta comercial que ha provocado Donald Trump entre EE.UU. y la Unión Europea (que aparentemente deja fuera de juego el TTIP, salvo que se vea como la fórmula para solucionar las desavenencias comerciales), la Unión Europea y Japón procederán hoy a la firma de su tratado comercial, llamado Economic Partnership Agreement, EPA. Un Tratado cuya negociación se concluyó en diciembre pasado y que ha pasado bastante inadvertido ante la opinión pública, posiblemente más preocupada por el impacto de Trump en las relaciones comerciales internacionales.

No por ello es un tratado intranscendente.

 El Acuerdo Comercial Unión Europea-Japón es, de entrada, un tratado diferente al CETA, o por lo menos así se ha señalado, en la medida en que la parte sustancial es comercial. Pero, al mismo tiempo, es un acuerdo que puede ser más profundo, dado que es el primer paso antes de un acuerdo de naturaleza política que aún se está negociando.

De hecho, es un modelo que se aparta de los tratados comerciales de nueva generación a los que he hecho referencia en otras entradas de este blog, cuya explicación se encuentra en que se ha querido un acuerdo suscrito con competencias exclusivas de la Unión Europea, sin participación en su ratificación por los Parlamentos nacionales.

En efecto, junto con este Tratado, ambas partes están negociando el Strategic Partnership Agreement (SPA), un instrumento jurídico que va a abordar no sólo ela cooperación política sino la cooperación en relación con los retos globales a los que han de hacer frente conjuntamente. Será este acuerdo el que impulsará, asimismo, la política de protección de datos personales.

¿Cuál es el objeto fundamental, entonces, del Acuerdo Comercial Unión Europea-Japón? Es esencialmente, un acuerdo de eliminación de aranceles y de apertura de mercados a las economías respectivas. Agricultura, industrias químicas, contratación pública son, desde este punto de vista, los ámbitos en los que más se puede beneficiar la economía europea. Los riesgos en relación con el sector automovilístico europeo se pretenden paliar a través de un periodo transitorio.

La firma del Acuerdo Comercial Unión Europea-Japón tiene su lógica desde un punto de vista de las políticas que están desarrollando ambos países. Japón ha sido el máximo impulsor de la reactivación del TPP tras la salida de los EE.UU., el Comprehensive Trans Pacific Partnership. Es, al mismo tiempo, un actor destacado en las negociaciones del macro acuerdo comercial en el que están involucrados China y la India entre otros, el Regional Comprehensive Economic Partnership cuya negociación se quiere concluir este año.

Desde la perspectiva europea, la configuración de ámbitos de libre comercio general ha sido impulsada durante la Presidencia de Junker, con las negociaciones con un número cada vez mayor de países, como muestra la web de la Comisaría de Comercio de la Unión Europea.

Como otros tratados de esta naturaleza, dispone de su parte política conflictiva, como puede ser la relativa a “buenas prácticas regulatorias cooperación regulatoria”, recogida en el capítulo 18. Dos datos: por un lado, y esto es positivo, incluye un mecanismo voluntario, no obligatorio. Pero, se introduce un comité de revisión regulatoria que impulsará, de acuerdo con las reglas que están recogidas allí, formas de desregulación. Es la aplicación de estos principios des reguladores que están hoy ya recogidos en la Ley 39/2015 pero con mucho más relevancia.

Mantiene, asimismo, la fórmula de la lista negativa para la liberalización de servicios (está liberalizado todo aquello que no está excluido). Este mecanismo es contradictorio con el que mantiene, por ejemplo, la Organización Mundial de Comercio en el Acuerdo General de Servicios, en el que se liberaliza sólo aquello que está expresamente recogido, esto es, la lista positiva.

No incorpora un mecanismo de control para las medidas de naturaleza sostenible. Tampoco se preven medidas contra la pesca indiscriminada de ballenas por parte de Japón, a pesar de las resoluciones aprobadas por el Parlamento europeo. Y, posiblemente la forma de protección de los servicios públicos europeos podría ser mucho más satisfactoria, en la medida en que sólo se hace referencia a los que incorporan derechos exclusivos.

Y dejo para el final los arbitrajes e invesrsiones. No están recogidos en el Tratado, lo que podía servir para probar que no son imprescindibles siempre que los sistemas jurisdiccionales sean razonables. No obstante, esta materia es previsible que se incorpore al acuerdo paralelo que se está negociando, el Strategic Partnership Agreement.

El acuerdo no será sometido a ratificación por los Parlamentos nacionales, ya que, a diferencia de lo que ocurrió con el CETA, se ha pretendido por su contenido que afecte a las competencias exclusivas de la Unión Europea. Es, en definitiva, una forma de eludir el debate público en los Estados en la medida en que se aprobará únicamente con el voto del Parlamento europeo, sin la participación de los Parlamentos nacionales. Este paso se hará en el mes de diciembre, momento en el que está prevista la deliberación y votación.

Acuerdo de Libre Comercio Unión Europea-Japón: textos y documentos

Versión española del Acuerdo Unión Europea-Japón

Versión en inglés desagreagada por capítulos

Preamble
Chapter 1    General provisions
Chapter 2    Trade in goods
Chapter 3    Rules of origin and origin procedures
Chapter 4    Customs matters and trade facilitation
Chapter 5    Trade remedies
Chapter 6    Sanitary and phytosanitary measures
Chapter 7    Technical barriers to trade
Chapter 8    Trade in services, investment liberalisation and electronic commerce
Chapter 9    Capital movements, payments and transfers and temporary safeguard measures
Chapter 10  Government procurement
Chapter 11  Competition policy
Chapter 12  Subsidies
Chapter 13  State-owned enterprises, enterprises granted special rights or privileges and designated monopolies
Chapter 14  Intellectual property
Chapter 15  Corporate governance
Chapter 16  Trade and sustainable development
Chapter 17  Transparency
Chapter 18  Good regulatory practices and regulatory cooperation
Chapter 19  Cooperation in the field of agriculture
Chapter 20  Small and medium-sized enterprises
Chapter 21  Dispute settlement
Chapter 22  Institutional provisions
Chapter 23  Final provisions

Annexes (only the existing Annexes are listed):

Annex 2-A Tariff elimination and reduction

Part 1 and 2

Part 3

(NB: All tariff lines not specifically mentioned in the EU and in the Japanese schedules will be duty-free at the entry into force of the agreement)

Annex 2-B to E

Annex 3

Annex 6 Food additives

Annex 8

Annex 10 Government procuremen

Annex 14

Annex 23 Joint declaration

Refugiadas

Refugiadas

MUJERES REFUGIADAS. La situación del refugio sigue siendo uno de los problemas humanitarios más graves de este mundo globalizado. Una situación de refugio que lejos de decrecer aumenta o se mantiene teniendo en cuenta la gravedad de algunos conflictos y su pervivencia en el tiempo. 

La situación del refugio es preocupante por su intensidad.

En este contexto, el género es un factor que contribuye a empeorar la situación del refugio. Es peor ser refugiada que refugiado e incluso se puede ser refugiada por el mero hecho de ser mujer y querer ejercer derechos fundamentales básicos. Y con un número de afectadas considerable: En 2015, las mujeres y las niñas suponían el 47% de la población refugiada.

Empecemos por esto último: No solo es más duro ser refugiada siendo mujer, también se puede ser refugiada por ser mujer. Luchar contra situaciones de violencia de género; huir del matrimonio forzado, situaciones de ese horror que es la mutilación genital, otros delitos contra la integridad sexual como la esterilización y el aborto selectivo son causa de refugio; como lo son aspectos desconocidos para los hombres como los crímenes de honor, Qué decir, en fin, de la trata de personas con fines de explotación sexual. Todos ellos son factores que contribuyen a que nos encontremos ante personas refugiadas por género. Por ser mujer. Algo que sólo algunos colectivos LGTB tienen que padecer, pero que desde luego no es común entre los hombres.

Pero el refugio es un elemento que, a su vez, conduce a que en el caso de las mujeres sea aún peor que el de los hombres. Esto es, juega también como un elemento de agravamiento de una situación lamentable pero actual. Exigencias continuas de transacciones sexuales para obtener seguridad y ayuda; situaciones de inseguridad y agresiones sexuales y, en general, actos de violencia de género contra las mujeres son circunstancias que son demasiado cotidianas. En ocasiones, además, siendo viudas y con hijos pequeños que padecen también el mismo calvario.

Ante estas situaciones hay datos que hacen que las Administraciones públicas debieran pensar si su comportamiento es correcto. De hecho, no hay datos suficientes para determinar la magnitud exacta de este problema. No es sólo un problema global, sino que resulta llamativo en ámbitos como el europeo en el que la Agencia para la Protección Fundamental de la Unión Europea ha señalado estos elementos.

Pero también nos encontramos que, por ejemplo, ante el hecho de que el 95% de las refugiadas en Italia hayan padecido violencia de género, usualmente en más de una ocasión. Y que el el 30% de las que han llegado embarazadas lo son como consecuencia de estas situaciones de violencia de género. No hay, sin embargo, mecanismos adecuados para  paliar estas situaciones de estrés y de trauma provocados durante la situación de huida antes de transformarse en refugiados.

La propia petición del refugio sigue siendo problemática. Y no suele existir demasiada empatía ante los casos en los que se solicita el refugio como consecuencia de problemas específicos de ser mujer. 

Y todo ello en un contexto en el que políticamente no se está dando la respuesta adecuada. Los populismos de extrema derecha proliferan en Europa y América y con ellos las situaciones de refugio pasan a ser sus objetivos. Eso sí, si cogemos datos estadísticos, ningún país europeo ni americano es destino preferente de las situaciones de refugio. Turquia -con el vergonzoso acuerdo de la Unión Europea-, Pakistan, Libano, Iran, Etipoia, Jordania, Kenia, Uganda, Congo o Chad están antes que Alemania o Estados Unidos. Es cierto que Alemania es la que ha acogido en Europa más refiguados, posiblemente también como una inversión de futuro ante la caída demográfica.

Por ello, la utilización demagógica del debate sobre los refugiados debería desaparecer del debate púbico. Y afrontar la situación general de este colectivo y las peculiaridades que tienen las mujeres que se encuentran en ella.

Contratación pública y paraísos fiscales

Contratación pública y paraísos fiscales

Contratación pública y paraísos fiscales. La lucha contra los paraísos fiscales debiera ser una prioridad para cualquier gobierno decente. Sus dos elementos básicos (presión fiscal anormalmente baja y opacidad) atacan a las bases mismas de la sociedad. La presión fiscal muy baja porque impide una correcta prestación de servicios y ataca a la equidad del sistema tributario. La opacidad por cuanto que acaban siendo refugio del crimen organizado.

En la lucha contra ellos, las Administraciones públicas debieran utilizar de forma directa e indirecta los instrumentos legales de los que disponen, incluida la contratación pública. 

Durante la tramitación de la Ley de Contratos del Sector Público de 2017, PSOE, Podemos y ERC  presentaron enmiendas al Proyecto de Ley, que coincidían en considerar una prohibición para contratar el tener localizadas filiales en paraísos fiscales. Una realidad que tienen todas las empresas del IBEX35. La mayoría conservadora que estaba en la Comisión que tramitó la ley impidió que saliera adelante. Tanto es así que la Disposición adicional quincuagésima, que lleva por título “Paraísos Fiscales” no incorpora medidas vinculadas a la contratación pública.

Conviene tener presente que las obligaciones generales que están recogidas en el artículo 71 de la Ley y que habilitan para que un operador tenga prohibido el contratar resultan manifiestamente insuficientes para conseguir este objetivo:

  1. Primero, por la propia dificultad de descubrir cuando ha habido una rebaja ilegítima de impuestos, ya que el certificado de Hacienda de estar al corriente de las obligaciones fiscales no presupone que se haya realizado una inspección.
  2. En segundo lugar, porque los propios agujeros de la normativa fiscal permiten que alguna de estas operaciones pueda ser considerada legal.
  3. Y, lo que resulta más relevante, porque no resulta imprescindible, de acuerdo con el artículo 186 de la Ley General Tributaria, que en todos los casos de sanciones por incumplimiento fiscal se incorpore la sanción complementaria de la prohibición de contratar.

Ello no significa, sin embargo, que hayamos de olvidarnos de incluir a la contratación pública como instrumento contra los paraísos fiscales. La LCSP, de hecho, abre nuevas posibildiades que dejan sin sentido pronunciamientos contrarios previos a ella, como el informe 15/2016, de 20 de julio, emitido por Junta Consultiva de Contratación Administrativa de Aragón. No podemos olvidar que la contratación pública no es un mero instrumento de compra sino un mecanismo indirecto para la ejecución de políticas públicas.

De hecho Oxfam presentó una  Guia para compra pública sin Paraisos Fiscales cuyo objeto es precisamente éste:  evitar que puedan ser contratistas aquellas empresas que tienen localizados sus beneficios en los paraísos fiscales.  De hecho, casi se debería considerar como obligatorio, si tenemos en cuenta que la Resolución del Parlamento Europeo, de 16 de diciembre de 2015, incorpora recomendaciones destinadas a la Comisión sobre el aumento de la transparencia, la coordinación y la convergencia en las políticas de tributación de las sociedades en la Unión; dentro de las cuales se incluye La prohibición de acceder a las ayudas estatales o las oportunidades de contratación pública a nivel de la Unión o a nivel nacional; para todas aquellas empresas que realicen comportamientos que afecten a la igualdad competitiva dentro de la Unión.

El planteamiento parte de tres elementos: 

  1. La aprobación de una moción en cada Administración pública como “libre de paraísos fiscales, comprometiéndose a dar los pasos necesarios para asegurar que los concursos públicos favorezcan a las empresas que tienen conductas fiscales responsables, en detrimento de las empresas que utilizan los paraísos fiscales para evadir o eludir impuestos”.  Es fácil de configurar en el ámbito municipal, a través de una moción que apruebe el Pliego del Ayuntamiento; fácil también que lo configuren de este modo las empresas públicas a través de un acuerdo de su Consejo de Administración, como manifestación de su responsabilidad social corporativa. Incluso en el ámbito autonómico se podría realizar con norma con rango de ley para garantizar la efectividad y estabilidad de la medida. Las Universidades públicas podían también ejecutar esta práctica a través de acuerdos de sus Consejos de Gobierno.
  2. Incorporación a los Pliegos de contratos de una cláusula en virtud de la cual aquellos operadores económicos han de comprometerse a no realizar actividades en estos territorios ni a localizar en ellos los beneficios del contrato, autorizando (como requisito para participar en la licitación) que las Administraciones Públicas verifiquen en Hacienda la veracidad de la información. Esta cláusula se debe configurar como una cláusula especial de ejecución del contrato, de acuerdo con lo previsto en el artículo 202 de la Ley de Contratos del Sector Público; cláusulas que, hemos de recordar que son obligatorias en la nueva LCSP. Cláusula que será un elemento esencial del contrato a la hora de determinar la ejecución.
  3. Una fase necesaria de verificación de la actividad del contratista que, caso de qu se detecte el incumplimiento podría conducir o bien a imponer sanciones de acuerdo con el artículo 191 de la LCSP o incluso a la resolución del contrato. Con ello, calificará el incumplimiento como como infracción grave, implicando al efecto una prohibición para contratar con las administraciones públicas, conforme a lo establecido en la letra c) del apartado 2 del artículo 71 la Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público. Obviamente, esto supone que el órgano encargado de verificar la ejecución lo incluya dentro de sus protocolos de actuación y que, para ello, se disponga de personal suficiente para la verificación.

Como se puede apreciar, la contratación pública constituye una técnica para la ejecución de políticas públicas, entre ellas la de la integridad en el cumplimiento de las obligaciones fiscales por parte de los contratistas. Es una medida que entronca directamente con los objetivos que están recogidos en el artículo 1.1 de la Ley, esto es, garantizar la no discriminación e igualdad de trato entre los licitadores; asegurar, en conexión con el objetivo de estabilidad presupuestaria y control del gasto, y el principio de integridad una eficiente utilización de los fondos destinados a la compra pública.

Como en todos los aspectos recogidos en la LCSP, hace falta voluntad política para llevar a la práctica estas previsiones. En este caso, es especialmente relevante si tenemos en cuenta la presión que pueden imponer los operadores que actúen en los paraísos fiscales. En todo caso, una ejecución de estas medidas puede suponer un cambio sustancial en nuestro sistema económico, que le permita ganar equidad y ética. 

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: