Globalización económica y Estado

Una realidad tan compleja como la de la globalización económica tiene que extender sus consecuencias hacia el funcionamiento de los entes públicos. Como señalara Beck en su momento, el mundo actual ha provocado que “cada vez son más las situaciones que plantean problemas que ni pueden comprenderse ni solucionarse adecuadamente desde las instituciones, conceptos y concepciones al uso de la política”; que no son otras que las reglas, prácticas e instituciones del Estado-nación”.

En efecto, el cambio más relevante que ha supuesto la globalización es el debilitamiento de las consecuencias de la soberanía del Estado, de los poderes tal como se conocía desde el Tratado de Westfalia de 1648 y que estaba vinculada a una base territorial de ejercicio del poder por parte de las monarquías europeas. Es una evolución continua desde el final de la Segunda Guerra Mundial y que se ha acelerado desde los años noventa del siglo pasado. De hecho, el entendimiento de la independencia como una adquisición de poderes tradicionales, como el reconocimiento de lo que se entendía como el “Estado-Nación” no puede verse más entredicho.

Si un observador de principios del siglo XX analizara el funcionamiento del Estado en la sociedad global se encontraría ante una realidad poco reconocible de acuerdo con sus esquemas, a pesar de que las instituciones formales de Gobierno sean las mismas. Si este observador se concentrara en el hecho de que la política monetaria está fuera del ámbito de competencias del Estado ya encontraría una razón para afirmar que se trata de algo diferente. Al tiempo, ese observador contemplaría cómo el Estado sigue teniendo un papel central en la creación y desarrollo de las entidades y dinámicas globales: vemos, de hecho, que hay algunas funciones que se podrían señalar como imprescindibles del Estado para que la globalización pueda funcionar, como son la protección jurídica de las inversiones, la defensa del derecho de propiedad o la garantía de la seguridad ciudadana.

En “Globalización económica y Estado” analizo el impacto que ha tenido la globalización en las Administraciones públicas, manifestado en un proceso tanto de reducción de la capacidad de intervención, como de difuminado de la responsabilidad política y reestructuración de la organización pública.

El libro cuenta con cuatro capítulos:

CAPÍTULO I. DE LA ADMINISTRACIÓN SOBERANA DEL ESTADO NACIÓN A LA ADMINISTRACIÓN DEL MARCO SUPRAESTATAL DIFUSO

CAPÍTULO II. GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA Y ADMINISTRACIONES PÚBLICAS: LA PERSPECTIVA DE LA INTERRELACIÓN PARA LOS ENTES PÚBLICOS

CAPITULO III. CONFLICTOS DE LEYES Y DE JURISDICCION PARA LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

CAPÍTULO IV. CIUDADANÍA, NACIONALIDAD Y EXTRANJERÍA EN UN CONTEXTO DE GLOBALIZACIÓN ECONÓMICA

ISBN: 978-84-606-5922-8

En iTunes:

Globalización económica y Estado

En Amazon: